CALDO DEPURATIVO CON ALGAS

Que levante la mano los que os habéis propuesto para el 2015 llevar una dieta sana saludable y hacer ejercicio. En lo de hacer deporte no os puedo ayudar mucho pero os traigo un caldo depurativo con algas que os va a sorprender.

Me encanta, simplemente porque es sencillo, prácticamente se hace sólo, lleva ingredientes fáciles de encontrar, apenas tiene calorías y encima está repleto de bondades.

Los caldos depurativos o purificantes son como pócimas mágicas para nuestro organismo. Tienen un alto poder diurético, es decir, mucha agua, bajo contenido en sodio y alto nivel de potasio. Lo que hace que las sustancias de desecho se vayan a través de la orina.

Este caldo en particular lleva dos tipos de alga; el alga kombu que requiere una cocción más prolongada y wakame mucho más suave. Ambas son ricas en yodo que favorece la producción de las hormonas tiroideas y son perfectas para liberar las reservas de grasas.

Además, al tomarlas calientes producen mayor sensación de saciedad y resultan reconfortantes. Aunque frías también son refrescantes y tonificantes. Así que ya no hay excusa, prepara un caldo depurativo con algas y empieza a quererte hoy mismo.



INGREDIENTES
  • 4 hojas exteriores de lechuga
  • 1 puerro
  • 1 rama grande de apio
  • 5 g de alga kombu deshidratada
  • 1 ½ litros de agua mineral
  • 10 g de alga wakame deshidratada
  • Zumo de limón

PREPARACIÓN

Lavar bien las hojas de lechuga, el puerro y el apio. Trocearlo en grande y ponerlo en una olla con el agua. Añadir el alga kombu y dejar hervir a fuego suave durante 45 minutos.

A continuación agregar el alga wakame y prolongar la cocción 15 minutos.


Colar el caldo y servirlo en tazas o cuencos con unos trocitos de limón para que cada comensal lo pueda exprimir y añadir al gusto.

PREPARACIÓN CON THERMOMIX

Lavar bien las hojas de lechuga, el puerro y el apio. Trocearlo en grande y ponerlo en el vaso con el agua. Añadir el alga kombu y programar 45 minutos, 90º, velocidad 2.

A continuación agregar el alga wakame y continuar con la cocción programando 15 minutos, 90º, velocidad 2.

Colar el caldo y servirlo en tazas o cuencos con unos trocitos de limón para que cada comensal lo pueda exprimir y añadir al gusto.

Más información – ensalada con espárragos y tapenade
Fuente – Receta modificada de la revista Saber Vivir

TRUFAS DE CHOCOLATE NEGRO Y CAFÉ


Uno de las recetas que más me gusta regalar o tener preparadas en casa son las trufas. Las considero el bocado perfecto para las reuniones entrañables con amigos y familiares. En especial, estas de chocolate negro y café son ideales para una buena sobremesa.

No pasarán desapercibidas ni para los amantes del chocolate, ni para los paladares más sibaritas ya que la combinación de chocolate negro y café es infalible. Su doble textura, crujientes por fuera y aterciopeladas por dentro, crean adición y es imposible comerse sólo una.

BLINIS CON MASCARPONE Y FRAMBUESAS

En las cenas o comidas de Navidad me gusta que haya postre. Sé de sobra que después se van a servir turrones, polvorones y demás dulces pero terminar con un buen postre siempre realza el convite y así parece una auténtica cena de fiesta.

Para mí, el postre perfecto para este tipo de cenas no debe ser demasiado dulce. Al contrario, los que más me gustan son los postres con sabores ácidos que refrescan el paladar para después poder seguir disfrutando de la sobremesa.

5 RECETAS PARA UNA MERIENDA EN NAVIDAD

Tenemos claro que la Navidad es tiempo para reunirse y reencontrarse con los amigos, compañeros y con la familia. Por eso organizamos cenas de empresa y nos repartimos en Nochebuena y Navidad para intentar estar con todos.

Cuando me imagino como sería mi reunión favorita para la Navidad siempre pienso en una merienda. Una tarde tranquila, sosegada. Con buena compañía y una mesa en el centro del salón llena de dulces caseros que acompañaría con cafés o tés calientes…¿no os parece idílico?

PATÉ CASERO DE POLLO

No os podéis imaginar cuantas ganas tenía de hacer un paté casero de pollo. Cada vez que veía una receta la apuntaba en la lista de "recetas pendientes" con el fin de que no se me olvidara. El caso fue que, revisando esa lista, me di cuenta de que ya era hora de ponerse manos a la obra con las recetas tradicionales.

Ahora que ya he comprobado lo fácil que es y lo rico que está seguro que me atrevo con otras versiones. Esta receta está muy bien porque la tenemos lista en unos 45 minutos, no se necesitan muchos utensilios y lo mejor de todo es que salen exactamente 4 tarros del tamaño del paté comercial. Así que tendréis suficiente para probarlo y regalar algún tarro.

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...