CREMA DE MOZZARELLA CON TOMATITOS CHERRY Y GELATINA DE ALBAHACA

Hasta ahora solo había tomado mozzarella con pizza o pasta, así que cuando supe que también se tomaba en crema fría supe que tenía que probarla.

Obviamente es importante que la mozzarella sea auténtica, hecha con leche de búfala. Así que, ya que estaba empeñada en hacerla, me fui al Mercado Central. Siempre es un auténtico placer acercarse y descubrir paradas e ingredientes nuevos. Y asombrarse con la variedad y calidad que tienen los productos.

Ya de paso, aproveché para comprar un buen manojo de albahaca que he utilizado para hacer la gelatina y también aceite. Desde que lo probamos la pasta ya no es aburrida y las ensaladas o gazpachos tienen un toque fresco muy rico.

De la crema de mozzarella con tomatitos cherry y gelatina de albahaca solo os puedo decir que causará furor. Su textura, sabor y apariencia llamará la atención de los comensales. No dejéis de servirla en unas copas bonitas para que el resultado sea más sorprendente.


INGREDIENTES
    -Para la gelatina
  • 30 hojas de gelatina
  • 3 láminas de gelatina
  • 250 g de agua
  • -Para la crema
  • 2 bolas de mozzrella
  • 150 g de leche
  • 100 g de nata
  • Sal y pimienta
  • -Para la decoración
  • Tomatitos cherry
  • Ralladura de lima
  • Hojas de albahaca
  • Pimienta recién molida


PREPARACIÓN TRADICIONAL

Poner a remojo con agua fría las láminas de gelatina.

Lavar bien y escaldar durante 30 segundos las hojas de albahaca en 150 g de agua hirviendo. Retirar y escurrir. Triturarlas con los 100 g de agua restantes. Pasarlas por un colador de malla fina.

Escurrir bien las láminas de gelatina que ya estarán blanditas y añadirlas al agua de cocción de la albahaca. Remover bien hasta que se hayan disuelto.

Mezclar el puré de albahaca y el líquido con la gelatina. Verter la mezcla en un molde más bien pequeño y cuadrado o rectangular y dejar cuajar en la nevera al menos 6 horas aunque es mejor dejarlo de un día para otro.

Una vez cuajada la gelatina de albahaca, escurrir las bolas de mozzarella sin desechar el líquido de conservación. Triturarlas junto a la leche y la nata hasta formar una crema. Añadir poco a poco el líquido de conservación hasta conseguir la textura deseada. Salpimentar y reservar en la nevera.

A la hora del montaje, lavar y cortar los tomatitos cherry a la mitad. Cortar la gelatina en cuadraditos y poner unos pocos en la base de los vasos o copas donde se vaya a servir. Rellenar con la crema de mozzarella y terminar decorando con más cuadraditos de gelatina y los tomatitos cherry. Espolvorear un poco de ralladura de lima y pimienta. Coronar con las hojitas de albahaca lavadas y secas.

Servir en seguida.

PREPARACIÓN CON THERMOMIX

Poner a remojo con agua fría las láminas de gelatina.

Lavar bien y escaldar durante 30 segundos las hojas de albahaca en 150 g de agua hirviendo. Retirar y escurrir. Triturarlas con los 100 g de agua restantes. Programando 1 minuto, velocidad 7. Pasarlas por un colador de malla fina.

Escurrir bien las láminas de gelatina que ya estarán blanditas y añadirlas al agua de cocción de la albahaca. Remover bien hasta que se hayan disuelto.

Mezclar el puré de albahaca y el líquido con la gelatina. Verter la mezcla en un molde más bien pequeño y cuadrado o rectangular y dejar cuajar en la nevera al menos 6 horas aunque es mejor dejarlo de un día para otro.

Una vez cuajada la gelatina de albahaca, escurrir las bolas de mozzarella sin desechar el líquido de conservación. Ponerlas en el vaso junto a la leche y la nata batir durante 1 minuto, velocidad 8 hasta formar una crema. Añadir poco a poco el líquido de conservación hasta conseguir la textura deseada. Salpimentar y reservar en la nevera.

A la hora del montaje, lavar y cortar los tomatitos cherry a la mitad. Cortar la gelatina en cuadraditos y poner unos pocos en la base de los vasos o copas donde se vaya a servir. Rellenar con la crema de mozzarella y terminar decorando con más cuadraditos de gelatina y los tomatitos cherry. Espolvorear un poco de ralladura de lima y pimienta. Coronar con las hojitas de albahaca lavadas y secas.

Servir en seguida.

Más información – Gazpacho de frambuesas y lluvia de queso con aceite de albahaca

ENSALADA CON ESPÁRRAGOS Y TAPENADE

Aun me quedan unos días para tener vacaciones en el trabajo pero este año estoy disfrutando del verano como cuando era pequeña. Claro que de aquella me podía permitir grandes lujos como comerme el dulce de leche a cucharadas.

Sin embargo ahora consumo más gazpachos y ensaladas. Ya no sólo por mantener una dieta sana, si no también por el calor. Con estas temperaturas tan altas sólo apetecen cosas frescas y refrescantes.

TARTALETAS DE POLLO

Está claro que en verano lo que más nos gusta es disfrutar del tiempo libre. Por eso tienen tanto éxito las recetas fáciles y rápidas como estas tartaletas de pollo.

En casa nos gustan mucho este tipo de preparaciones porque combinan a la perfección con gazpachos y ensaladas, que es lo que más consumimos. Además son fáciles de transportar lo que nos permite llevarlas también de excursión o a la playa.

TARTA DE QUESO Y CHOCOLATE BLANCO

Desde hace unos meses me estoy convirtiendo en una fan incondicional de las tartas de queso. A ninguna le pongo mala cara, no obstante, tengo que reconocer que esta tarta de queso y chocolate blanco es una de mis favoritas.

Me gustan tanto, que no sabría si declinarme por las que se hornean o por las que se cuajan solas en la nevera. Cada tipo tiene características diferentes que las hacen perfectas para distintas situaciones. Además su frescura es perfecta para estos meses de calor.

POSTRE DE CUAJADA Y FRAMBUESAS

Con este calor y estas temperaturas lo único que nos apetece son postres ligeros y fresquitos.

Podríamos presentar una macedonia de melón o sandía e incluso una con frutas tropicales pero si necesitáis presentar algo con más personalidad os recomiendo este postre de cuajada y frambuesas.

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...