BIZCOCHO DE CHOCOLATE CON COBERTURA


Los bizcochos nunca dejan de sorprenderme. Su apariencia frágil esconde un mundo de ternura y sabor que uno nunca se espera. Y si es de un bizcocho de chocolate con cobertura, como el de hoy, además de sorprender os aseguro que nunca defrauda.

Para hacerlo he utilizado tanto el chocolate negro de cobertura como cacao en polvo con lo que se consigue un bizcocho suave y de color muy penetrante.

Es sencillo de preparar y su apariencia también es simple, por eso, para llevármelo de fiesta, lo he recubierto con una cobertura chocolate. Quedando un delicado contraste de colores con un aspecto muy apetecible.

Me gustaría animaros a que prepararais la cobertura, sobre todo a los que no estáis acostumbrados. Os sorprenderá comprobar que los bizcochos mejoran mucho ya no sólo en la presentación sino también con el sabor.

Por cierto, no hace falta decir que esta cobertura no es exclusiva de este bizcocho de chocolate y la podéis utilizar en otra preparación tanto con bizcochos sencillos o para decorar unos cupcakes.

Este bizcocho de chocolate cunde para unas 10 personas y lo podemos tener listo en una hora sin contar el tiempo de enfriado del bizcocho que podemos aprovechar para hacer cualquier otra cosa porque no hay que vigilarlo ni nada. Así que…¿por qué no ponerse manos a la obra?



INGREDIENTES
  • 160 g de harina
  • 5 g de bicarbonato
  • 3 g de levadura en polvo
  • 100 g de mantequilla
  • 100 g de chocolate negro
  • 40 g de cacao en polvo
  • 150 g de azúcar blanquilla
  • 60 g de agua
  • 1 huevo
  • 120 g de leche agria (sour cream)
  • 10 g de extracto de vainilla líquido

-Para la cobertura
  • 50 g de chocolate negro
  • 50 g de nata
  • 80 g de mantequilla a temperatura ambiente
  • 100 g de azúcar glas
  • 2 o 3 cucharadas de leche

PREPARACIÓN

Precalentar el horno a 170º con calor arriba y abajo. Engrasar un molde y forrarlo con papel de hornear.

Tamizar la harina, el bicarbonato y la levadura en polvo. Reservar.

Fundir el chocolate, la mantequilla, el cacao, el azúcar y el agua y mezclar hasta conseguir una masa oscura y brillante. Retirar del calor y dejar reposar durante 5 minutos.

En un cuenco amplio batir el huevo, con la leche agria y con el extracto de vainilla. Agregar la masa de chocolate y mezclar hasta que todo se haya teñido de color oscuro. Incorporar la harina tamizada y mezclar hasta que esté integrada.

Verter la mezcla en el molde preparado y hornear en la altura media entre 25 o 30 minutos. Con los bizcocho de chocolate hay que tener cuidado porque como la masa es oscura no se distingue bien cuando está dorado y cuando se empezando a quemar así que hay que estar un poco pendiente del horno, sobre todo al final de la cocción.

Una vez cocido, retirar y dejar reposar dentro del molde durante unos 10 minutos. Después desmoldarlo y dejarlo enfriar sobre rejilla.

Mientras podemos preparar la cobertura. Para ello tendremos que fundir el chocolate con la nata y dejar reposar para que se asiente y se enfríe un poco.

Batir la mantequilla con el azúcar hasta formar una mezcla suave y untosa. Si estuviera muy densa se puede añadir un poquito de leche para que tome la textura deseada.

A continuación agregar la mezcla de chocolate y remover para que el las dos masas se incorporen. Dejar reposar en la nevera hasta que el bizcocho esté frío.

PREPARACIÓN CON THERMOMIX

Precalentar el horno a 170º con calor arriba y abajo. Engrasar un molde y forrarlo con papel de hornear.

Tamizar la harina, el bicarbonato y la levadura en polvo programando 10 segundos, velocidad 10. Esperar unos segundos antes de abrir la tapa. Después retirar y reservar.

Batir el huevo con la leche agria y el extracto de vainilla durante 30 segundos a velocidad 3. Retirar y reservar.

Sin lavar el vaso, fundir el chocolate, la mantequilla, el cacao, el azúcar y el agua programando 5 minutos, 37º, velocidad 1. Así conseguiremos una masa oscura y brillante. Retirar el vaso del pie y dejar que repose 5 minutos.

Colocar de nuevo el vaso en su posición, programar 1 minuto, velocidad 3 y verter la mezcla de leche agria por el bocal.

Programar de nuevo 1 minuto, velocidad 3 pero esta vez incorporar la harina tamizada que teníamos reservada. Si quedar harina pegada al vaso terminar mezclando con la espátula.

Verter la mezcla en el molde preparado y hornear en la altura media entre 25 o 30 minutos. Con los bizcocho de chocolate hay que tener cuidado porque como la masa es oscura no se distingue bien cuando está dorado y cuando se empezando a quemar así que hay que estar un poco pendiente del horno, sobre todo al final de la cocción.

Una vez cocido, retirar y dejar reposar dentro del molde durante unos 10 minutos. Después desmoldarlo y dejarlo enfriar sobre rejilla.

Mientras podemos preparar la cobertura. Para ello, poner en el vaso 500 g de agua del grifo y calentarla durante 4 minutos, 100º, velocidad 1. Colocar un cuenco dentro del cestillo y poner el chocolate y la nata en el interior. Cuando termine el tiempo colocar el cestillo en su posición y programar 4 minutos, 100º, velocidad 1. Así conseguiremos que el chocolate se derrita al baño maría y se mezcle bien con la nata. Retirar y reservar.

Lavar y secar bien el vaso, colocar la mariposa en las cuchillas y batir la mantequilla con el azúcar glas programando 3 minutos, velocidad 2. Así obtendremos una mezcla suave y untosa. Si estuviera muy densa se puede añadir un poquito de leche para que tome la textura deseada.

A continuación agregar la mezcla de chocolate, batir durante 30 segundos a velocidad 2 para que las dos masas se incorporen. Dejar reposar en la nevera hasta que el bizcocho esté frío.

DECORACIÓN

En este punto tenemos dos opciones; dejar el bizcocho con su copete o cortar la parte superior del bizcocho para quede plano. Retirar la cobertura de la nevera, mezclarla un poco pierda rigidez. Extender por toda la parte superior del bizcocho. Formar remolinos y picos con el dorso de una cuchara.

Refrigerar hasta el momento de servir aunque si no hace mucho calor la cobertura aguanta bien a temperatura ambiente.

Más información –Bizcocho leche condensada / Cupcakes de calabaza

BIZCOCHO DE PLÁTANO Y NUECES

¿Qué hacer con un par de plátanos muertos de risa en el frutero? Hay varias alternativas todas ellas muy válidas, excepto dejarlos que se hagan malos que no está ni la economía ni la moral para tonterías.

Con esa idea básica de aprovechamiento me puse manos a la obra a preparar este rico bizcocho de plátanos y nueces que no había preparado antes. Hasta ahora tenía mis dudas al añadir fruta machacada a las masas por miedo a que el bizcocho quedara demasiado húmedo y feo pero el resultado ha sido muy bueno y con un sabor increíble.

En esta receta no hay secretos pero sí que hay varios trucos que tenemos que tener claro; que todos los ingredientes estén a temperatura ambiente es fundamental y, por supuesto, cuanto más maduros estén los plátanos más dulces y más aptos serán para esta preparación. Los verdes o menos maduros por mucho que los machaques no terminan de convertirse en un puré.

Por otra parte, está claro que podemos hacer nuestro bizcocho de plátano y nueces con azúcar blanquilla pero os recomiendo que utilicéis azúcar integral o azúcar muscovado. Ya sabéis que cada tipo de azúcar tiene sus características diferentes y, las que yo os propongo, aportan sabor y un color muy característico.

El bizcocho es muy sencillo de hacer, no tiene complicaciones, en menos de 10 minutos tendremos la masa preparada y lista para hornear. El resto del tiempo podéis dejar que el horno cocine solo.

El resultado será un bizcocho que cunde para entre 8 o 10 personas y que aguanta varios días guardado en un recipiente hermético sin que su textura se estropee.


INGREDIENTES
  • 100 g de mantequilla a temperatura ambiente
  • 140 g de azúcar integral o muscovado claro
  • 2 huevos
  • 100 g de nueces peladas (65 g + 15 g)
  • 2 plátanos maduros
  • 225 g de harina bizcochona o leudante
  • 30 g de leche

PREPARACIÓN

Precalentar el horno a 180º con calor arriba y abajo. Engrasar y forrar con papel un molde rectangular como de plum cake.

Batir la mantequilla a temperatura ambiente con el azúcar integral o muscovado hasta que los ingredientes estén integrados y la crema se haya vuelto oscura.

Incorporar los huevos, de uno en uno, para que se integren bien.

Pelar y machacar los plátanos hasta formar un puré denso. Agregarlo a la mezcla junto con la leche que ayudará a que se integre bien en la masa.

Añadir la harina bizcochona tamizada y mezclar. Y por último añadir 65 g de las nueces peladas. Repartirlas bien por la masa y remover un poco aunque no hace falta excederse.

Verter la masa en el molde preparado. Distribuir por la superficie el resto de las nueces, colocándolas de forma bonita.

Hornear en la altura media del horno entre 55 y 60 minutos o hasta que al pincharlo el palito salga limpio. Retirarlo y dejarlo dentro del molde unos 10 minutos. Transcurrido el tiempo desmoldarlo y dejarlo enfriar, como siempre, sobre rejilla para que no se humedezca.

PREPARACIÓN CON THERMOMIX

Precalentar el horno a 180º con calor arriba y abajo. Engrasar y forrar con papel un molde rectangular como de plum cake.

Pelar los plátanos y poner la pulpa en el vaso. Triturarlos durante 30 segundos, velocidad 3. Comprobar que se hayan convertido en puré denso. Retirar y reservar.

Colocar la mariposa en las cuchillas y batir la mantequilla y el azúcar 4 minutos, velocidad 2. Así conseguiremos una masa suave y oscura.

Retirar la mariposa y programar 1 minuto, velocidad 2. Agregar los huevos, de uno en uno, por el bocal.

Agregar el puré de plátano reservado y la leche. Batir durante 1 minuto, velocidad 2.

Añadir la harina bizcochona tamizada y mezclar durante 15 segundos, velocidad 2.

Si se hubiera quedado harina pegada al vaso, bajarla y agregar 65 g de nueces. Mezclar 10 segundos, velocidad 2, giro a la izquierda.

Verter la masa en el molde preparado. Distribuir por la superficie el resto de las nueces, colocándolas de forma bonita.

Hornear en la altura media del horno entre 55 y 60 minutos o hasta que al pincharlo el palito salga limpio. Retirarlo y dejarlo dentro del molde unos 10 minutos. Transcurrido el tiempo desmoldarlo y dejarlo enfriar, como siempre, sobre rejilla para que no se humedezca.

Más información – Azúcar I – Azúcares morenos
Fuente – Good Food 101 Cakes & Bakes


TARTA DE QUESO Y CHOCOLATE NEGRO

Últimamente me ha dado por las tartas de queso. En casa nos gustan por la textura y el sabor. Y es que, además, tienen otras virtudes como que cunden para bastante gente y son fáciles de transportar. Así que si estás pensando en llevar un postre a una reunión, esta tarta de queso y chocolate negro puede ser una buena solución.

Dentro de la colección de tartas de queso publicadas hay un poco de todo. Desde la clásica y rústica que nunca falla hasta un brownie cheesecake que es la mar de llamativo por su mezcla de colores.

ENREJADO DE HOJALDRE CON MANZANAS Y MORAS

Este enrejado de hojaldre con manzanas y moras es un claro síntoma de que últimamente estoy nostálgica gastronómicamente hablando. Tal y como comentaba en la entrada anterior, estoy volviendo un poco la vista atrás y recuperando esas recetas tradicionales que van acordes a las estaciones del año.

Por eso este mes encontraremos recetas con frutas como la manzana o las moras envueltas en sabores a caramelo o canela que son suaves y otoñales. Que nos ayudan a ver que el otoño está repleto de pequeñas joyas aunque los días son más cortos y las hojas de los árboles se caigan.

BIZCOCHO DE MANZANA Y TOFFEE

Llevo días leyendo artículos de gastronomía donde se preguntan por las nuevas tendencias culinarias. Si seguiremos en la brecha de la vanguardia o si, por el contrario, volveremos a los orígenes buscando los sabores más tradicionales, con productos cercanos y mimados.

Nadie ha sabido dar una respuesta concreta y yo, que no soy ningún gurú del tema, creo que el camino a seguir está más bien por el medio, ni para un lado ni para el otro. Ni por la vertiginosa senda de texturas, inventos, mezclas y técnicas nuevas ni tampoco la vuelta a los pucheritos de nuestras abuelas.

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...