TARTA DE WHISKY CON CORAZÓN DE CHOCOLATE


Tenía muchas ganas de hacer una tarta al whisky. Me recuerda mucho a la Tarta San Marcos que es del estilo de preparaciones que nos gustan en casa.

Pero lo que no me acababa de convencer era que todo el relleno fuese de la misma crema. Tenía miedo a que se hiciera un poco empachosa o monótona. Así que pensé “¿por qué conformarse con una simple tarta de whisky si puede estar rellena de chocolate?”.



Dicho y hecho, me puse a trabajar en ello y la solución fue más fácil de lo que creía; una base de bizcocho con una simple mousse de chocolate congelada previamente para que las cremas no se mezclen y quede el corazón bien definido. Después se cubre con el relleno de whisky y se termina con una cobertura de yema requemada.

El resultado es un poco laborioso pero está tan buena que bien merece la pena. Lo mejor de todo es que se puede hacer previamente ya que aguanta congelada un par de días. Ahh!! Y cunde para muchas personas.

La receta tiene muchas partes así que, como siempre, os pongo los ingredientes y después la preparación tradicional y con Thermomix. Para que nadie se quede sin hacerla en casa.

¡¡Comenzamos!!




INGREDIENTES PARA EL BIZCOCHO

2 huevos
60 g de azúcar
60 g de harina
1 pellizco de sal


PREPARACIÓN TRADICIONAL

Precalentar el horno a 180º. Sólo con calor arriba y abajo, sin turbo ni ventilador. Engrasar una bandeja y cubrir con papel vegetal ligeramente untado con mantequilla. Reservar.

Para preparar esta bizcocho os recomiendo que utilicéis varillas eléctricas. Batir los huevos y el azúcar durante largo rato hasta que se blanqueen y estén espumosas.

A continuación añadir la harina tamizada y el pellizco de sal. Mezclar sólo hasta que los ingredientes secos estén húmedos.

Verter la mezcla en la bandeja reservada y nivelar. Si la bandeja es muy grande no hace falta extender la mezcla por toda la superficie si no quedará un bizcocho tremendamente fino. Hay que tomar como referencia la base que se vaya a utilizar para hacer la tarta. Para que os hagáis una idea, la de la foto mide 20 cm de diámetro, así que extendí la crema del bizcocho sólo en una mitad de la bandeja.

Introducir la bandeja en el horno precalentado y cocer durante 8 o 9 minutos. Cuando los bordes se empiecen a dorar el bizcocho ya estará listo. Sacar del horno, darle la vuelta sobre una rejilla y retirar el papel de hornear.

Cuando el bizcocho esté frío, poner la base de cartón encima bien centrada. Recortar el perímetro. Darle la vuelta para que quede la base de cartón abajo del todo y el bizcocho con parte menos tostada arriba. ¡¡Ya tenemos la base!!


PREPARACIÓN CON THERMOMIX

Precalentar el horno a 180º. Sólo con calor arriba y abajo, sin turbo ni ventilador.

Engrasar una bandeja y cubrir con papel vegetal ligeramente untado con mantequilla. Reservar.

Poner la mariposa en las cuchillas, añadir los huevos y el azúcar. Programar 5 minutos, 37º, velocidad 4. Transcurrido el tiempo, seguiremos batiendo pero sin calor. Así que hay que programar 5 minutos, velocidad 4.

A continuación añadir la harina tamizada y el pellizco de sal, procurando que no caiga mucha cantidad encima de la mariposa. Mezclar durante 4 segundos a velocidad 3. Retirar la mariposa y si fuera necesario terminar de mezclar con la espátula.

Verter la mezcla en la bandeja reservada y nivelar. Si la bandeja es muy grande no hace falta extender la mezcla por toda la superficie si no quedará un bizcocho tremendamente fino. Hay que tomar como referencia la base que se vaya a utilizar para hacer la tarta. Para que os hagáis una idea, la de la foto mide 20 cm de diámetro, así que extendí la crema del bizcocho sólo en una mitad de la bandeja.

Introducir la bandeja en el horno precalentado y cocer durante 8 o 9 minutos. Cuando los bordes se empiecen a dorar el bizcocho ya estará listo. Sacar del horno, darle la vuelta sobre una rejilla y retirar el papel de hornear.

Cuando el bizcocho esté frío, poner la base de cartón encima bien centrada. Recortar el perímetro. Darle la vuelta para que quede la base de cartón abajo del todo y el bizcocho con parte menos tostada arriba. ¡¡Ya tenemos la base!!

INGREDIENTES PARA EL ALMÍBAR

50 g de agua mineral
50 g de azúcar
40 g de whisky

PREPARACIÓN TRADICIONAL

Poner en un cazo los tres ingredientes y calentar sin que llegue a hervir hasta que el azúcar se haya disuelto. Reservar y dejar enfriar.

PREPARACIÓN CON THERMOMIX

Calentar el agua y el azúcar en el vaso durante 10 minutos, 100º, velocidad 2. Transcurrido el tiempo agregar el whisky, retirar y reservar.

INGREDIENTES PARA LA MOUSSE DE CHOCOLATE

40 g de azúcar
1 clara de huevo
30 g de leche
1 láminas de gelatina
100 g de nata
65 g de chocolate negro

PREPARACIÓN TRADICIONAL

Hidratar la hoja de gelatina en agua fría.

Poner en una olla la leche y el chocolate. Calentar hasta que el chocolate se haya derretido. Retirar del fuego e incorporar la gelatina bien escurrida. Revolver hasta que la gelatina se haya integrado al preparado de chocolate. Dejar que se enfríe un poco la mezcla.

Mientras, montar la nata. Si lo hacéis con varillas eléctrica hay que estar atentos para que no se corte la nata. Cuando esté bien montada retirar y reservar.

Montar también la clara a punto de nieve con el azúcar. Retirar y reservar.


Cuando la mezcla de chocolate esté fría, mezclarla suavemente con la nata montada hasta que los ingredientes estén integrados. A continuación incorporar la clara a la mezcla de nata y chocolate con movimientos envolventes.

Remojar el bizcocho frío con el almíbar también frío.

Poner un aro de 10 cm de diámetro y 4 cm de alto en el centro de la tarta. Rellenarlo con la mousse de chocolate, alisarlo y meterlo en el congelador un par de horas. Si os sobra mousse guardarla en la nevera bien tapada, será un postre delicioso.


PREPARACIÓN CON THERMOMIX

Hidratar la hoja de gelatina en agua fría.

Poner en el vaso la leche y el chocolate. Derretir durante 4 minutos, 60º, velocidad 2. Después incorporar la gelatina bien escurrida. Emulsionar durante 15 segundos a velocidad 3. Retirar y dejar que se enfríe un poco la mezcla.

Sin lavar el vaso, montar la nata con la mariposa puesta a velocidad 3 ½. Hay que estar atentos para que no se corte. Cuando esté bien montada retirar y reservar.

Mientras se enfría la crema de chocolate. Montar la clara a punto de nieve con el azúcar. Como sólo es una yo he utilizado las varillas de la batidora pequeña, o sea, la de toda la vida. Una vez montada reservar.

Cuando la mezcla de chocolate esté fría, mezclarla suavemente con la nata montada hasta que los ingredientes estén integrados.

Incorporar la clara a la mezcla de nata y chocolate con movimientos envolventes.

Remojar el bizcocho frío con el almíbar también frío.

Poner un aro de 10 cm de diámetro y 4 cm de alto en el centro de la tarta. Rellenarlo con la mousse de chocolate, alisarlo y meterlo en el congelador un par de horas. Si os sobra mousse guardarla en la nevera bien tapada, será un postre delicioso.




INGREDIENTES PARA LA MOUSSE DE WHISKY

110 g de azúcar
3 claras
3 yemas
60 g de leche
5 láminas de gelatina
50 g de whisky (si os gusta el sabor admite hasta 65 g)
400 g de nata


PREPARACIÓN TRADICIONAL

Con las varillas eléctricas y el recipiente bien limpio, montar las claras a punto de nieve con 40 g de azúcar. Retirar y reservar.

Sin lavar el vaso, montar la nata con 30 g de azúcar. Podemos utilizar también las varillas eléctricas pero, tal y como os dije antes, habrá que estar atento para no hacer mantequilla. Una vez montada retirar y reservar.

Hidratar las hojas de gelatina en agua fría.

En una olla poner las yemas con 40 g de azúcar y la leche. Calentar sin que llegue a hervir. Remover de vez en cuando hasta que la mezcla esté ligada. Retirar del fuego, agregar el whisky y la gelatina escurrida. Remover bien para que la gelatina quede integrada. Dejar enfriar un poco la crema.

Después, mezclar esta crema con la nata y cuando los ingredientes estén bien emulsionados incorporar las claras. Mezclar con movimientos envolventes hasta conseguir una crema homogénea.

Sacar la tarta del congelador, quitarle el aro a la mousse de chocolate y verter la mezcla de whisky alrededor y por encima de esta. Alisar y volver a congelar durante unas 5 horas aunque es mejor dejarla toda la noche.



PREPARACIÓN CON THERMOMIX

Con el vaso y la mariposa bien limpios, montar las claras a punto de nieve con 40 g de azúcar. Programar 3 minutos, velocidad 3 ½. Retirar y reservar.

Sin lavar el vaso, montar la nata con 30 g de azúcar. Para ello, poner la mariposa en las cuchillas y programar velocidad 3 ½. Tal y como se hizo antes habrá que estar atento para no hacer mantequilla. Una vez montada retirar y reservar.

Hidratar las hojas de gelatina en agua fría.

Sin lavar el vaso poner las claras, 40 g de azúcar y la leche. Programar 5 minutos, 90º, velocidad 3. Transcurrido el tiempo incorporar el whisky y la gelatina escurrida. Mezclar durante 30 segundos a velocidad 3.

Mezclar esta crema con la nata y cuando los ingredientes estén bien emulsionados incorporar las claras. Mezclar con movimientos envolventes hasta conseguir una crema homogénea.

Sacar la tarta del congelador, quitarle el aro a la mousse de chocolate y verter la mezcla de whisky alrededor y por encima de esta. Alisar y volver a congelar durante unas 5 horas aunque es mejor dejarla toda la noche.


INGREDIENTES PARA LA COBERTURA DE YEMA

3 yemas
1 huevo entero
150 g de agua mineral
150 g de azúcar blanquilla
4 hojas de gelatina

PREPARACIÓN TRADICIONAL

En una olla poner todos los ingredientes menos la gelatina, que dejaremos en remojo con agua fría. Calentar sin dejar de remover hasta conseguir una crema a la que no se le note el granillo de azúcar. Retirar del calor.

Escurrir bien la gelatina, agregarla a la crema y remover bien para quede bien integrada. Dejar entibiar y repartir esta crema encima de la tarta congelada. Alisar bien y volver a poner en el congelador durante, como mínimo, 30 minutos.



PREPARACIÓN CON THERMOMIX

Colocar la mariposa en las cuchillas. Agregar las yemas, el huevo, el agua y el azúcar. Programar 5 minutos, a 90ºC, velocidad 3 ½.

Mientras remojar la gelatina en agua fría. Y agregarla bien escurrida cuanto termine el tiempo.

Dejar entibiar y repartir esta crema encima de la tarta congelada. Alisar bien y volver a poner en el congelador durante, como mínimo, 30 minutos.


INGREDIENTES PARA LA DECORACIÓN FINAL

100 g de nata montada azucarada al gusto
Azúcar moreno

PREPARACIÓN

Esparcir el azúcar moreno por toda la superficie de la tarta. Requemarlo con un soplete de cocina o con un quemador.

Después poner la nata montada en una manga pastelera con una boquilla bonita, como por ejemplo, la nº 32 de Wilton.

Cuando el requemado ya esté templado, hacer piquitos siguiendo el contorno de la tarta. Yo he empezado por la fila de dentro y después por la que está más pegada al borde.

Retirarla del congelador 30 minutos antes de servirla para que las mousses estén fresquitas pero no congeladas y sea fácil de cortar.

Ya sólo nos queda…¡¡disfrutar del éxito!!

Más información – Tarta San Marcos

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada

Aquí puedes dejar tus preguntas o comentarios, los leo todos.
¡Gracias por tu tiempo!

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...